Cambio de color de ojos

Convenio con aseguradoras

Comparte esta publicación

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Por: Dr. Nathán Grinberg-Zylberbaum

El cambio de color de los ojos ha sido un sueño milenario de la humanidad. Cambiar a ojos azules, verdosos o esmeraldas podría ser pagado con todo el dinero del mundo por la gente si esto fuera posible. Hoy en día existen cuatro métodos conocidos para cambiar el color de ojos. Algunos no son permanentes y otros si los son. Así mismo existen métodos invasivos y otros no invasivos.

Entre los que no son permanentes se encuentran las lentes de contacto de colores. Estos pueden ser graduados o no dependiendo de la necesidad del paciente y pueden variar según las diferentes marcas y los gustos de los pacientes, la variedad de colores y tonos es casi infinita tanto como la imaginación y fabricantes hay. En general hoy en día hay muchas marcas, son bastante cómodos y pueden usarse la mayor parte del día . Dan un aspecto real, agradable y realzan tanto la mirada como la facciones de las personas. Únicamente hay que tomar en cuenta que el lente de contacto no es inocuo y puede albergar gérmenes y por lo tanto pueden ser nocivos para la salud del ojo si no se llevan cuidados especiales o si no se cambian frecuentemente.

Una segunda técnica no invasiva y que está más en boga en países orientales, consiste en cambiar los genes a través del poder mental. En este caso, consiste en que a través de un deseo muy fuerte y mantenido por mucho Tiempo, lograr el cambio del color de los ojos. No se considera un método científico y no existen evidencias médicas que lo avalen.

Las otras técnicas son invasivas y tienen sus pormenores.

La primera técnica que se inventó ya desde tiempos remotos fue el tatuaje, por ejemplo, si una córnea tenía una cicatriz muy notoria ésta se tatuaba de manera que hiciera las veces del color del iris y no fuera tan notable. Igualmente cuando la córnea en el área de la pupila tuviera una cicatriz ésta se pintaba de negro dando la impresión de que la pupila existía aunque el paciente permaneciera ciego. Esto de hecho se sigue haciendo en los pacientes que no tienen visión, que no tienen oportunidad de un trasplante de córnea y cuya cicatriz es muy llamativa. No es dolorosa ni altera las funciones del ojo.

Existe una técnica muy usada y que fue inventada por un oftalmólogo en Panamá. Esta técnica sí es totalmente intervencionista y consiste en la inserción de un tipo de plástico inerte del color que desea el paciente y con la forma del iris con una perforación en el centro (la pupila). Se coloca sobre el mismo de manera que cubre al iris y automáticamente ofrece otra coloración. En este caso también la variedad es infinita, casi al gusto del paciente, sin embargo los resultados no siempre son inocuos y se han visto verdaderas catástrofes con esta técnica Por lo que por el momento no es recomendable aunque en algunos países se han hecho cambios en el material con la finalidad de evitar las complicaciones (UVEITIS – inflamación- y GLAUCOMA principalmente), ofrecen promesas a los pacientes operando cantidades importantes de gente. Por el momento esta técnica no ha sido aprobada por la FDA de Estados Unidos y tampoco la recomiendo.

Una última técnica que está en boga y que se está utilizando cada vez con más frecuencia, es la utilización de un láser excímero, el cual se dispara a cierta frecuencia y con un número específico de disparos directamente a la pared anterior del iris partiendo de que la misma es la que le da la coloración oscura a esta estructura y que a través de los disparos el pigmento va desapareciendo y se va notando poco a poco la aparición de tonos cada vez más claros (mismos que son las paredes más posteriores del Iris). Aparecen así tonos azulados y verdosos variados. Esta técnica tampoco ha sido aprobada todavía por la FDA de Estados Unidos pero está en proceso de ser aprobada y también tiene sus grandes bemoles en el sentido de que el pigmento que se pierde debe de dirigirse hacia alguna parte y si esto sucede es obvio que se dirige hacia el ángulo formado entre la córnea y el iris y esto automáticamente tendría que producir glaucoma y asimismo inflamar al ojo y producir uveitis. Por el momento, no queda más que esperar a ver los resultados de los autores y las diferentes publicaciones, lo mismo que la mejoría de los equipos y la aprobación de la FDA y en nuestro país por parte de la Secretaría de Salud.

Nota: Falta muy poco tiempo para que el ser humano logre el sueño de cambiar la coloración de sus ojos. Los avances tecnológicos en oftalmología están logrando estos cambios y cada día hay mayores probabilidades de evitar las secuelas y complicaciones propias, por lo que el futuro es promisorio en este campo.

Artículos relacionados

Artículos relacionados:

Subscríbete

Sólo enviaremos información de valor

Otros artículos

Alternativas de la cirugía láser
Artículos

Alternativas de la cirugía láser

En el número anterior presentamos las características que tiene que tener un paciente para ser candidato para una cirugia lasik. En pocas palabras de podrían

Pterigión ¿Qué es?
Artículos

Pterigión ¿Qué es?

55313730 y 55317293 oftalmox@gmail.com Hegel 120 – 602. Polanco. CDMX Seguramente te gusta visitar la playa y broncearte. Pero, sabías que el exceso de sol

¿Deseas una cita?

Envía un mensaje